La personalidad no es astrológica

Para la cuenta náhuatl del calendario prehispánico, nacemos con dos signos, el signo del día y el signo de la trecena de días. Ambos signos pertenecen al Calendario de los Destinos de 260 días, el cual computaban de trece en trece días.
Al nacer, entramos en el orden natural del mundo que nos recibe y ocupamos un sitio desde el que interactuaremos el resto de nuestra vida.
Cada día contiene condiciones cualitativas propias, además de las siete influencias de ciclos anteriores señalados en la Trenza del Tiempo para ese mismo día, estos factores son los que marcan nuestra personalidad consciente (signo día) y nuestro comportamiento subconsciente (trecena de días).
En el uso del calendario náhuatl se sembraba el nombre al bebé, según el día en el que se nacía. Las propiedades de los signos para cada día (ciclos naturales) determinaban el perfil de la persona, nunca los astros como se piensa en la astrología.

20 signos

Dibujos realizados por Flavio Pimienta Zurita (Copy right)

3 comentarios el “La personalidad no es astrológica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s